viernes, 29 de septiembre de 2017

Disparos

Ayer, además de la imagen de las calzadas recuperadas en cautividad en Bélgica, Juan de Marcken me envió otro enlace, donde podíamos ver la siguiente imagen.


La imagen que veis corresponde a dos calzadas jóvenes, una clara y otra oscura o intermedia no es posible confirmar el morfo, que fueron tiroteadas el 23 de octubre de 2013 en Malta. En principio, los datos que nos llegaron es que tenían buenas posibilidades de recuperación en un Centro de Recuperación en Sicilia. Estos hechos, por desgracia son comunes en Malta, donde año tras año asistimos a masacres indiscriminadas de rapaces pasando por las islas en sus viajes migratorios. Durante estos últimos años, se han detectado agrupaciones de calzadas y culebreras (Circaetus gallicus) inusual en Malta. Pasan la noche para continuar su viaje migratorio en días sucesivos.

El siguiente video de Birdlife Malta, muestra este hecho inusual de aparición de grupos numerosos de estas dos especies, y como son abatidas ilegalmente. Se grabó entre el 1 y 2 de noviembre en la zona de Tal-Virtu. En la segunda parte del video, podemos ver como una calzada clara es batida y como posteriormente se recoge el cuerpo por dos agentes de los cuerpos de seguridad.


El segundo video, es la localización de una calzada clara que fue abatida el 30/11 y recuperada en el Valle Girgenti. Presenta fractura de la pata derecha y otro impacto en la axila del ala izquierda con heridas abdominales. Parece un macho joven del año. Debido a la gravedad de las heridas, tuvo que ser eutanasiada.


Durante la escritura de la monografía del águila calzada, contacté con Nicholas Barbara y Edward Bonavia, ornitólogos y grandes conocedores de la problemática de la especie en Malta. Además de comentarme datos sobre la migración de la calzada en Malta, y de las últimas agrupaciones de migrantes de la especie en la zona, también hemos tenido la oportunidad de hablar de los problemas de conservación. En Youtube podemos ver diversos videos donde observamos la muerte a manos de desaprensivos cazadores, de numerosas rapaces, en especial abejeros europeos (Pernis apivorus), culebreras, calzadas, aguiluchos (Circus spp.)... Nos quedamos sorprendidos con la impunidad con la que actúan estos individuos, algunos incluso suben luego las imágenes de las masacres que realizan en sus redes sociales. Valientes personas aquellas que aprovechan la llegada de especies migratorias, las cuales llegan cansadas, exhaustas de su migración, del cruce de grandes masas de agua... para esperarlas y dispararlas. Además de la gravedad de dar muerte a especies protegidas por leyes nacionales e internacionales, lo que más daño hace es verlos disfrutar de estos hechos. La pena es que estos hechos, no son aislados en Europa, Oriente Medio, Asia... Disponemos de datos de masacres como estás en Georgia, en el paso migratorio de Batumi, o en Líbano.

Este otro video fue grabado por Cabs Birds Guards el 6 de septiembre de 2017 en Líbano, otra de las zonas más conflictivas en el paso de rapaces en sus viajes. Podemos ver determinadas zonas llenas de restos de especies como abejeros, aguiluchos. Son imágenes duras de ver.


En Georgia, Sandor et al. (2017) llevaron a cabo un estudio sobre los cazadores de Georgia, para intentar definir o comprender, los hábitats y las motivaciones de estos individuos al disparar a rapaces. La edad media de los cazadores eran 39 años con un 47% con estudios primarios, un 28% con estudios primarios, 12% educadores, y un 2% con Doctorado. El otro 12% no respondió a esa pregunta. Un 37% no tenían trabajo, 16% trabajo temporal, 23% trabajos regulares y un 7% retirados. Un 9% de los entrevistados, no se consideraban cazadores, sino trampeadores.
FOTOGRAFÍA: A. Sandor. Alas cortadas de aguiluchos en Batumi (Georgia), 15 Septiembre 2014
A la pregunta ¿disparas a rapaces?, el 53% dijo que si, un 12% dijo que si cuando el disparo era fácil, un 5% no respondió y solo un 30% dijo que no. Otra pregunta fue ¿cuál es la razón principal para disparar a las rapaces?, respondiendo un 89% para divertirse, por hobby o por deporte; un 7% para comer y un 4% no respondió. A la pregunta de ¿tú comes rapaces?, un 51% dijo que sí. La especie que más sufre esta actividad era el abejero (53%), seguidos de aguiluchos con un 14%.

Las fechas para disparar eran otoño e invierno, diciendo estos individuos que en primavera no porque en esos momentos las aves van a reproducirse, y lo mejor, “no sería ético dispararles”. La mayoría prefiere cazar rapaces en grupo de amigos y compañeros. Culpan sobre todo a los cazadores más jóvenes como los principales culpables, diciendo “disparan a todo lo que se mueve”. Reconocen, que año tras año, ven menos rapaces, creyendo que este descenso es como consecuencia de las enfermedades y el cambio climático.

Johannes Jansen me envió un resumen de su Proyecto para la obtención del Máster en Biología sobre biodiversidad, conservación y restauración en Batumi. Algunos datos interesantes: en 2011, de 6365 calzadas migrando por Batumi (Georgia), se localizaron 129 muertas por disparo; en 2012 de 7315 calzadas contadas, 301 son muertas por disparo.

Aunque todos estos casos nos parezcan lejanos, en países con pocos recursos, con poco personal medio ambiental, escasa legislación, etc., también asistimos a casos de disparos sobre calzadas en nuestro país. Siguen entrando en Centros de Recuperación calzadas por disparos, con fracturas como consecuencia del impacto de los perdigones sobre huesos, rotura de plumas, etc. Gracias a la gran labor de Agentes Medioambientales, SEPRONA, ornitólogos, y población en general, muchas de estas calzadas se recogen y se llevan a estos centros. Gracias a las Administraciones Regionales, contamos con Centros de Recuperación donde poder atender a  estas aves. Y gracias al gran trabajo de veterinarios, voluntarios, etc., se pueden devolver al medio natural a un gran porcentaje de las calzadas que entran en los centros. Por desgracia algunas mueren al no tener solución las heridas que presentan. Las irrecuperables son destinadas a programas de Educación Ambiental, reproducción, etc.
FOTOGRAFÍA: Birdlife Malta (http://birdlifemalta.org) 
La Junta de Exterminio de Animales Dañinas en nuestro país comenzó su actividad en 1953, aunque ya existían organismos parecidos en algunas comunidades autónomas desde principios de la década de los 40. Estuvieron activas hasta 1961. 553464 fueron las aves muertas entre 1944-1961 en España por alimañeros. Se desembolsaron 3.965.326 pesetas en el período 1954-1961. Posteriormente, llegaron las leyes europeas, nacionales... que protegían a las aves rapaces. Pero aunque disponemos de una extensa normativa de protección, grandes profesionales en la protección de la naturaleza, etc., todavía en nuestro país asistimos a muertes de rapaces a manos de supuestos cazadores. Conozco a cazadores, y vengo de una zona donde se ha cazado siempre, pero durante los años que he estado allí, nunca he asistido a la muerte de una calzada de las que controlaba por disparo. Los cazadores de esas zonas, respetan la ley y conocen la importancia de estas especies en el equilibrio ecológico. Al mismo tiempo, sus hijos/as son educados en los centros educativos en el respeto a la naturaleza, educación que luego siguen y apoyan sus padres en casa, cuando salen al campo, cuando ven un ave volar.

En García Dios (2004), analicé los datos de recuperaciones de calzadas anilladas en España entre 1973-1999, las cuales ascendían a 80. En ese momento, la principal causa de mortalidad fueron los disparos con un 21,3% de los casos. En este último año, he vuelto a analizar los datos de las calzadas anilladas en España y recuperadas hasta 2016 (n=155), y son 15 las calzadas muertas por disparo, lo que representa el 30,61% del total de las muertes.
FOTOGRAFÍA: Birdlife Malta (http://birdlifemalta.org) 
A día de hoy, en 2017 seguimos asistiendo a la muerte y entrada de calzadas en Centros de Recuperación, como consecuencia de disparos durante la media veda. Los jóvenes son muy inexpertos, no teniendo ninguna experiencia previa con cazadores, de ahí que sufran mucho las consecuencias de acercarse a zonas buenas de caza donde coinciden con esta gente, que no tienen miramientos al abatirlos. En el mes de septiembre, los jóvenes van migrando, agrupándose en zonas ricas de caza, donde son fácilmente disparados. Los que consiguen sobrevivir, disponen de poco tiempo para recuperarse y seguir con sus movimientos dispersivos, van a contrarreloj. Otros por desgracia, nunca más volverán a volar como consecuencia de amputaciones de alas, patas, etc. Desde aquí me gustaría animar a todos los que nos dedicamos a estas aves, que llevemos a cabo campañas de concienciación con la gente del campo, ya que son ellos los que están en contacto con estas aves, y son ellos los que deben darse cuenta, que protegiendo a estas rapaces, el campo estará en mejores condiciones, controlándose las plagas, disminuyendo los individuos enfermos, etc. Es una labor de todos hacer que estos hechos vayan desapareciendo de nuestra sociedad. Son los propios cazadores los primeros interesados en identificar a estos individuos que se parapetan en una sociedad para llevar a cabo sus actividades delictivas. Tener gente como ésta en sus asociaciones, es un problema constante ya que puede pagar justos por pecadores al llevarse a cabo el cierre de coto, multas millonarias a los responsables de los cotos.

No hay comentarios: